Lograr una temperatura perfecta dentro de casa sin gastar mucho dinero en suministros energéticos es un quebradero de cabeza para muchas familias. Que estar calientes en invierno o frescos en verano nos suponga grandes facturas es, en gran medida, debido a cómo está construida la propia casa.

Pero existen construcciones que mejoran la eficiencia energética y reducen el consumo de energía sin renunciar a nuestras necesidades básicas. Este es el caso de las casas pasivas.

 ¿Qué es una casa pasiva?

Una casa pasiva es una construcción que lo que busca es reducir al mínimo el consumo energético gracias a medidas pasivas como pueden ser el aislamiento o la orientación de la casa, por ejemplo, que ayudaría a mantener una temperatura óptima sin necesidad de calefacción en invierno o de aire acondicionado en verano. Estas casas se las llama también de “consumo 0” o de “consumo nulo”, ya que puede reducir el consumo energético entre un 80% – 90%.

El estándar alemán Passivhauss define una serie de criterios cuya puntuación debe sumar un factor mínimo para poder obtener la certificación y se rige por 5 principios básicos:

1.- Aislamiento térmico

Un aislamiento térmico de baja transmitancia hace que se aísle la casa del exterior impidiendo que el calor se escape en invierno, así como que entre en verano. Este aislamiento se coloca en los muros, cubiertas o cerramientos, haciendo que la casa mejore sus prestaciones térmicas.

2.- Hermeticidad

Que todos los cerramientos de la casa aseguren un efecto de estanqueidad, consiguiendo un hermetismo evitando así las pérdidas de calor.

3.- Evitar puentes térmicos

Los puentes térmicos con puntos débiles en la estructura, los cuales harían que se pierda calor, estos se pueden detectar a través de termografías. Es de vital importancia detectar estos puntos para conseguir una casa pasiva.

4.- Ventanas y puertas de calidad

Un triple acristalamiento, bajas transmitancias y una correcta instalación nos ahorran molestas pérdidas de calor. Además se debe orientar adecuadamente para que el sol pueda calentarlas en invierno y haya un buen control solar en verano.

5.- Ventilación mecánica con recuperación de calor

Permite ventilar recuperando entre el 80% – 90% de la energía que se encuentra dentro de la casa. Gracias a esto no es necesario abrir las ventanas para ventilar, por lo que el aire que entra a la casa se climatiza con el que sale evitando la entrada y salida de calor.

A parte de estos 5 principios básicos, una casa pasiva tiene diferentes requerimientos, a diferencia de lo que exige el Código Técnico de la Edificación (CTE) actual, el estándar Passivhaus, exige una demanda de energía necesaria para calefacción y/o refrigeración menor o igual a 15kWh/m² al año, calculado con la herramienta PHPP, que establece condiciones de control mucho más rigorosas que el CTE, donde se establece la energía primaria utilizada por la edificación no debe superar los 100 kWh/m² al año, incluyendo todos los consumos vinculados con el uso del edificio.

 ¿Porqué automatizar una casa pasiva?

Por varias razones.

Primero, porque no quiere decir que tu casa certificada o no como pasiva vaya a consumir eso si no se usa correctamente y si no tiene un sistema de automatización inteligente que evite que los usuarios malgasten la energía o cometan descuidos. Es como un vehículo híbrido muy eficiente conducido de forma ineficiente acelerando y frenando bruscamente; consumirá relativamente poco, pero mucho más de lo que indiquen las especificaciones del fabricante y más de lo que debería. La automatización hará que tu casa pasiva consuma lo mínimo, ajustándose a sus consumo teóricos.

Segundo, porque una vivienda automatizada de forma inteligente será mucho más confortable, ya que hará la vida mas sencilla para los habitantes, no teniendo éstos que preocuparse por regular la calefacción, ya que automáticamente se ajusta la temperatura de las diferentes estancias del hogar, así como de bajar o subir las persianas, ventilar la casa, incluso de tener que encender o apagar las luces.

Tercero, porque será una casa mucho más segura, minimizando los riesgos debidos a contingencia, accidentes, descuidos o robos.

Cuarto, porque permitirá una gestión más eficiente de las energías renovables, gestionando la carga de baterías, la producción de calefacción o Agua Caliente Sanitaria (ACS) y la carga del vehículo eléctrico para maximizar la producción evitando el consumo eléctrico de la red.

¿Qué se automatiza en una casa pasiva?

Iluminación inteligente: ayuda para tus ritmos circadianos

La iluminación tiene un gran impacto en el confort y bienestar de las personas. Es por ello que en las casas pasivas esto se ha automatizado al máximo para que el inquilino no se tenga que preocupar de nada, ya que el sistema detecta que cuando una persona entra en una estancia las luces se encienden automáticamente, así como cuando la estancia se queda vacía estas se apagan evitando gastos innecesarios. También dependiendo de la luz exterior estas se apagarán o serán más o menos luminosas. Incluso por la noche es capaz de detectar cuando nos levantamos de la cama para por ejemplo ir al baño, encendiéndose muy levemente de manera de guía para no despertar a nadie.

Sombreado ineligente: persianas, cortinas o toldos

Al hacer que automáticamente suban o bajen las persianas, en verano conseguimos evitar que las estancias se sobrecalienten, mientras que en invierno facilitan que el calor del sol ayude a la calefacción a llegar a la temperatura. También por la noche a determinada hora todas las persianas, cortinas o toldos que hubiera se cerraran para que nos sintamos más cómodos dentro de casa sin que nos pueden observar desde el exterior, así como todas se subirán cuando amanezca. Igualmente, si el sistema detecta que se aproxima lluvia o tormenta estas se cerrarán y se pondrán en modo de seguridad estemos o no en casa. Del mismo modo, las persianas pueden moverse, aunque no estemos en el edificio para que desde el exterior se desconozca si está
desocupado. Y dado que son autónomas durante el día pueden subir y bajar dependiendo de dónde se encuentre el sol, así como de la temperatura en el exterior.

Climatización inteligente: ahorro de hasta el 90% de energía

Un elevado aislamiento térmico permite hace que el ambiente interior de la casa no se vea influido por las condiciones climáticas del exterior, de modo que sea mucho más fácil controlar la temperatura. Se busca principalmente evitar que entre el frío en invierno y el calor en verano, para mantener estables la temperatura y la humedad interiores. Pero además, es necesario que se pueda automatizar la calefacción o el aire acondicionado, para que cada estancia tenga una
temperatura agradable, y que ésta se encienda o se apague automáticamente detectando si hay personas o no, dependiendo la hora o la incidencia del sol en la casa. Gracias al control individual de las temperaturas, el bienestar y el ahorro está asegurado. La casa se adapta según costumbres, actividades y presencia sin intervención manual. En el dormitorio una temperatura agradable de 19 ºC, en el baño 23 ºC y en la sala de estar 21,5 ºC.

Ventilación inteligente: mejora en la calidad del aire

En una vivienda pasiva no es necesario abrir las ventanas para ventilar gracias a su constante renovación del aire. La ventilación mecánica es un concepto fundamental para edificios de muy bajo consumo energético como son las Passivhaus. La calidad del aire en el interior de la vivienda mejora, disfrutando de un aire libre de polen, contaminación y polvo. Además, con los sistemas de
ventilación natural cruzada y el aprovechamiento de la luz natural se evita que el ambiente se
reseque. La automatización de la ventilación permite que todo esto sea posible sin intervención del usuario y minimizando el consumo energético

Gestión inteligente de las energías renovables y la carga del vehículo eléctrico

La incorporación de placas solares en la cubierta de una casa pasiva permite minimizar el consumo de energía de la red eléctrica mediante el autoconsumo, con o sin baterías, con o sin vertido a la red. Para aprovechar al máximo esta energía del sol renovable y gratuita es necesario un sistema de gestión que permita casar la generación con la demanda, distribuyendo la energía producida de la forma más eficiente entre las baterías y las diferentes cargas, la carga del vehículo eléctrico, el acumulador de ACS, la aerotermia o geotermia, el aire acondicionado, etc.

Gracias a la tecnología de Loxone y nuestra acreditación como partners, podemos ayudarte a obtener todo el potencial de tu casa pasiva, para que se convierta en la casa de tus sueños, sostenible, segura y confortable.