Otra tarde en la oficina, otra tarde más de monotonía. Otra jornada más analizando datos en interminables hojas de cálculo y realizando informes de ingeniería y contabilidad energética creativas. Aquel trabajo con el que un día soñó con tanta ilusión al terminar Ingeniería Industrial con especialización en Técnicas Energéticas ha empezado a decepcionarle un poco. Piensa que las cosas podrían hacerse de otra forma.

Y sin darse cuenta, mirando a la ventana en esta fría tarde de Febrero, su cabeza se evade. Se imagina vestida con una bata blanca en una nueva profesión, doctora de instalaciones energéticas. Su nueva profesión es diagnosticar y curar las enfermedades de las instalaciones energéticas, las ineficiencias energéticas.

Hoy Sara tiene un nuevo paciente: las instalaciones energéticas de una comunidad de propietarios de viviendas. Los síntomas de su enfermedad: unas facturas de electricidad y combustible muy elevadas. Probablemente el paciente ha arrastrado esta enfermedad durante años pero recientemente el problema se ha agravado y el administrador y el presidente de la comunidad empiezan a cuestionarse seriamente si aumentar la cuota mensual de los vecinos. Así que Sara realiza una primera visita al paciente y solicita su historial. Todo lo que recibe es una información más bien escasa compuesta por los planos, el inventario de equipos y potencias nominales, las facturas de combustible, las de la empresa de mantenimiento, las mediciones de las inspecciones periódicas y poco más. Una vez revisada esta información realiza una primera exploración visual para validar esta información: horarios, usos y costumbres, funcionamiento general. Ya tiene una idea más clara de los males que afectan al paciente (malos aislamientos, deficiencias en el sistema de regulación y control, malos usos, potencias inadecuadas,…) pero ahora necesita verificar sus hipótesis mediante mediciones objetivas.

Para verificar la instalación eléctrica Sara emplea su analizador de redes eléctricas portátil de un solo canal. No necesita más puesto que es una instalación que alimenta solamente el alumbrado y el ascensor. En poco tiempo puede detectar el exceso de potencia contratada, las penalizaciones por reactiva y otras patologías energéticas eléctricas que son fácilmente solventables.

Pero por lo que parece a primera vista, en esta instalación las mayores ineficiencias se presentan en la sala de calderas. Es una instalación de calefacción centralizada sin control de temperatura por vivienda ni contabilización individualizada de consumos. Así que decide comenzar a medir.

20140331 - PilotE2 - 020

Sara está muy ilusionada con el nuevo equipamiento de medida que va a emplear. Ha decidido alquilar durante un par de semanas un sistema de análisis de la eficiencia energética de instalaciones térmicas totalmente novedoso.

20140331 - PilotE2 - 009

Es un sistema portátil que se compone de una unidad central que adquiere las magnitudes energéticas de instrumentos no invasivos, las registra en una memoria interna y permite acceder a toda la información desde Internet de dos modos: mediante un SCADA Web integrado en la propia unidad para monitorizar al paciente en tiempo real y mediante un Software de Gestión Energética para analizar toda la información mediante gráficas e informes.

Sara enchufa la unidad central a la red eléctrica de la sala y enciende el equipo. Es un equipo con un diseño industrial, portátil y robusto alojado en una maleta estanca. Puede dejarlo en cualquier lugar sin problemas. Es un equipo conectado, que posee servidor Web y comunicaciones 3G, eso que hoy en día llaman la Internet de las cosas.

Unidad central

La instrumentación no invasiva le permite medir las magnitudes energéticas sin tener que interrumpir la operación de la planta. Sara instala los sensores de temperatura. Son sensores con pantalla digital retroiluminada, lo cual le permite sustituir temporalmente los termómetros bimetálicos de la sala, que son obligatorios según la normativa. Los inserta en los termopozos y los conecta a la unidad central mediante conectores industriales circulares. Inmediatamente comienzan a medir y registrar valores.

Sonda de temperatura de inmersión con pantalla LCD

Sonda de temperatura de inmersión con pantalla LCD

Seguidamente, Sara instala unos detectores de encendido de los pilotos luminosos del cuadro eléctrico de la sala. Esto le permite detectar el funcionamiento de las bombas, los quemadores y demás organos vitales del paciente. Son unos detectores fotoeléctricos que mediante unos imanes se acoplan al armario metálico. Los conecta a la unidad central y en el acto comienza a registrar el funcionamiento de los equipos.

Detector de estado de pilotos luminosos

Detector de estado de pilotos luminosos

A continuación, Sara instala dos contadores térmicos no invasivos con caudalímetro ultrasónico. Funcionan con sensores por ultrasonidos que detectan el caudal. Uno en el circuito primario de la caldera y otro en el circuito de ACS. De este modo puede discriminar entre los consumos de calefacción y los de ACS. Estos dos contadores se conectan mediante un bus de comunicaciones con la unidad central y reportan todos los datos de caudal, energía, potencia y temperatura. Ya no tiene que estar más extrayendo datos manualmente.

Contador térmico con caudalímetro ultrasónico no invasivo

Contador térmico con caudalímetro ultrasónico no invasivo

Después, instala un sistema no invasivo de contabilización de consumo de gas. Se compone de un emisor de impulsos en el contador de gas de la compañía y un contador de pulsos que cuenta el volumen de gas consumido. La unidad central adquiere y registra todos estos datos.

Por último, instala un analizador de redes eléctricas en el cuadro eléctrico. Este analizador es también portátil pero además de tener una memoria interna para su uso aislado también posee comunicaciones con la unidad central, con lo cual ésta registra todos los parámetros de la red eléctrica de la sala de calderas.

Todo esto lo ha realizado en una mañana de trabajo, sin depender de instaladores. Ya tiene monitorizado el paciente y puede acceder a esa monitorización a través de Internet mediante cualquier dispositivo conectado (su tablet, PC y teléfono inteligente), para ver el funcionamiento en tiempo real.

SCADA PilotE²

Pero además para diagnosticar y analizar al paciente Sara tiene conectada su instalación a un potente Software de Gestión Energética que le permite analizar rendimientos y ratios de eficiencia energética, informes rápidos predefinidos y otras muchas funcionalidades.

Energy Manager

Sara ya no tiene como antes una foto fija de la instalación térmica sobre la que conjeturar proyecciones subjetivas extrapolando y estimando patrones de uso. Ahora tiene un vídeo fiable del paciente, ajustado a la realidad objetiva. Ahora puede emplear su tiempo en analizar y diagnosticar y no en extraer datos y volcarlos en tediosas hojas de cálculo.

Y mientras Sara soñaba con todo esto, absorta, mirando al infinito, Andrés, que pasaba por allí, la interrumpe de improviso:

- Sara, no te distraigas, que tenemos mucho trabajo por hacer. Seamos productivos.

Y en ese instante Sara se despierta de su sueño. Fue bonito mientras duró. Debe continuar su ardua tarea de análisis de hojas de cálculos e informes. Y piensa para sus adentros:

- En eso estaba pensando yo, Andrés, en ser más productivos.

Pero ahora, por fin, el sueño de Sara se hace realidad.